martes, 28 de agosto de 2007

Sputnik bielorruso









Las muy burras se marcaron una contrarreloj de 70kms. En la segunda vuelta ya habían dejado a todas despatarradas.






La carrera comenzó neutralizada porque a unos 200mts de la salida había un giro a la izquda muy cerrado tras el que se enfilaba una bajada fuerte. Yo me coloqué detrás de las australianas pero enseguida me quitaron el sitio las alemanas. Poco a poco me hice hueco y me puse detrás de ellas otra vez. Apenas llevábamos un km y empecé a sentir revuelo a mi izqda. Laura y Ana estaban tan pegadas a las bielorrusas que solo les faltaba cogerlas del maillot. Las polacas querían ese sitio y empezó el rifi-rafe. Yo me aparté hacia la izqda. Grito, codazo, más gritos, otro codazo, empujón, te agarro del manillar y las dos directas al sembrado. Se acabó el mundial para ellas. Anita salió volando. Afortunandamente, solo contusiones pero que la tienen caminando como las muñecas de Famosa.

Seguimos la marcha. Nuria me pregunta que qué ha pasado y le cuento que han caído Laura, Anita y las polacas. Nos quedamos detras de las sputnik y pegamos dos vueltas así. Algún ataque suelto al que no responden. Ellas saben dónde nos van a soltar a todas. En la segunda vuelta, aprovechando el repecho de meta, se largan. Intentamos ir a por ellas pero nos quedamos. Se forma un grupo de cuatro y otro detrás, a poquito, con las pringadas de las españolas tirando de él, a partir de aquí, toda la carrera. Vamos a ver: si unas españolas se han caído ¿quienes son las pringadas? Efectivamente, nosotras.
Aquí me cargué la carrera. No sabía qué hacer. Iba yo tirando todo el rato. Nadie daba relevos y si los daban eran ridículos. Si levantaba el pie, la carrera se convertía en una romería. Llegué a tener al grupo de la plata y el bronce a 20'' pero no me atreví a ir a por él. Pensaba que si intentaba escaparme y no lo lograba llevaría a todo el grupo a la cabeza, me agotaría y al primer ataque sería yo la que me quedaría y me tiré toda la carrera esperando el momento de escaparme con margen. No llegó ese momento, tiré toda la carrera, y me dieron el hachazo a 300mts de la meta. Mis queridas amigas las alemanas, mucho más listas que yo.
No obstante, sólo sobrevivir a la carrera resulta ser un triunfo porque cayeron todas como moscas. El calor que hizo fue insoportable. Temperaturas de 36º cuando días antes había hecho frío y sin parar de llover. Entre las que se cayeron, y las retiradas por el calor de las neozelandesas (vienen del invierno) y las irlandesas, la carrera fue una masacre.

Como dijo Sabina, y alguno por ahí repite de vez en cuando: "..Mañana te vuelves a casa sin pena ni gloria ni principe azul...."
El pensamiento positivo es que a las demás no las veo tan galácticas. Excepto las bielorrusas, que se salen, creo que el nivel está muy igualado. Nuria y yo llevamos apenas cuatro meses juntas y yo no había corrido nunca en bici aparte de los triatlones y como soy tan mala nadadora, nunca pillo grupo. El resto de las que corrían, tienen mucha experiencia y algunas llevan muchos años en esto. Que se vayan preparando.....

4 comentarios:

Anónimo dijo...

JODER VAYA GUERRA ACABAR CMO TU DICES YA ES UN TRIUNFO I SI ES DEUNA PIEZA MEJOR

Gaizka dijo...

Enhorabuena. No todo es ganar. Ya llegará. Como bien dices, que se preparen que como sigais así, las spuknik solo podrán ver vuestras culotes por detrás...

magopepo dijo...

Hola Martina, muy buenas.

Acabo de descubrir tu blig, he leido vuestras experiencias, joder, qué pasada, tiene que haber sido un sueño.

Y gracias, por cierto, por permitirnos compartirlo.

Un beso

Esperanza dijo...

Vaya honor, Pepo, que andes por aquí. Tú y todos los amigos como Polaris, Akele, Iván.... Me siento más acompañada. Fíjate cómo vamos cambiando el tercio y metiéndonos en mil historias pero siempre somos los mismos ¿verdad?

Hay una cita en Oliva el día 16, a ver si nos vemos por ahí.