jueves, 2 de octubre de 2008

Etapa 4: Prad - St. Nikolaus

Habíamos pasado la noche en Prad, después de la etapa reina de esta travesía. El hotel nos lo habían descrito como "pintoresco". Yo más bien diría que daba miedo. Si me dicen que tengo que dormir ahí sola me niego en rotundo. Menos mal que durante todo el viaje compartí habitación con Nines, que a juzgar por los brazos y espalda que tiene puede hasta con un ejército de fantasmas.

























El fantasmagórico hotelito.

















Entre frutales y aspersores.

Esta cuarta etapa comenzaba con unos 20kms de "llanopabajo", entre campos de frutales. Llamaba la atención el derroche que hay con el agua. Tienen agua a "cascoporro" y riegan con cientos de enormes aspersores en las horas de más calor del día. Acostumbrados a los riegos por goteo de aquí, resultaba llamativo. El tralarí verano azul se acabó al llegar a Morter. De este pueblo salía una pista que iniciaba una subida de más de 20kms y en la que se salvaban 2200mts de desnivel positivo. Para los que conozcan las zetas de la pedriza, esto era como multiplicarlo por dos, con sorpresa al final. Alguno hasta sacó a relucir su mal humor fruto del cansacio al ver hasta donde había que subir.















Era el cuarto día y yo estaba cansada así que decidí
acompañar a Rosa.

















Creo que todos íbamos estando cansados.


















Lo que hemos subido ya..... ¡Y lo que queda!!!

El tramo final de la subida, constaba de unas rampas imposibles (para unos más que otros) de hierba y tierra. Contaba la leyenda que un vasco la semana anterior se había quedado a 50mts del final ;-)). Después de esta zona de rampas, ya venía el tramo presente en todas las etapas en el que no te quedan más webs que echarte la bici al hombro.


















Y siiiiiiiigue subiendo.....





La mayoría no podíamos.....

















...¡pero ella sí!
















Final de subida guapo ¿verdad?


Dicen que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Pues bien, detrás de una subida jodida, siempre hay una bajada, más jodida todavía. El primer tramo de la bajada, imposible para mí, y creo que para todos. Si me equivoco y alguno bajó montado y yo no lo ví, me ofrezco como su concubina durante el resto de mi vida.

















A esto es a lo que me refiero.


Después del tramo de bajada imposible, venía una larguísima pista, con mucha pendiente que acababa en una carretera que llegaba hasta el hotel en el que nos alojaríamos. El más bonito, sin duda, de toda la travesía. Un hotel de montaña todo de madera, super acogedor, que hizo más difícil salir al día siguiente, con la que nos esperaba. Pero esto ya lo seguiré contando.


























***********************
Resumen de la Etapa:
Distancia: 58kms
Cota máxima: Tarstcherpass 2.524

Cota mínima: 684
Desnivel Subida: 2.163
Desnival Bajada: 1.780
Ciclabilidad: 92%

3 comentarios:

akela dijo...

¡¡¡la madre del cordero!!! pro no decirte otra burrada más grande

¿quién es la que sube el "prao"?

Eso si vaya paisajes ¡¡qué pasada!! pro verlso hasta haría todo con la bici a cuestas, bueno y sin verlos, dado el recorrido creo que iría siempre con la bici a cuestas suba/baje

Menos mal que te vas animando a seguir con la aventura. ¡¡espero la próxima!!

Besicos

edecast dijo...

Joder! Vaya viajecitos que te pegas. Tú si que sabes. Lo que no sé es como lo haces.
Y lo de la leyenda del Vasco que cuentas ya te digo yo que es un mentira de la hostia, pues.

Esperanza dijo...

Akela, la que sube el "prao" es Nines. Una bicha que está mu fuerte, mu fuerte.

Enrique, ¿que cómo lo hago? Pues dando pedales, avanzando primero con un pie, y luego con el otro. ¿Te refieres a eso? :-)